¿QUIERES SABER CÓMO ES MI DIA A DIA?

 

  • Me levanto temprano – muy a mi pesar – para llevar a mi niña pequeña ( bueno, pequeña, 17 años y metro ochenta ) al colegio.
  • Al regresar a casa empiezo a trabajar y abro los gráficos, soy consciente de que estamos en “overnight” pero a veces desde temprano se ven movimientos que luego van a durar todo el día. Pero voy mirando con el rabillo del ojo, eso es todo.
  • Aprovecho esas horas en las que hay menos ruido para hacer cosas pendientes – desde preparar una sesión de mentoría, hasta escribir, como hago ahora, o leer. Leo mucho. De trading, de historia y de ficción.
  • Sobre las nueve me ducho y paseo a mi perra Mota. Probablemente es lo que me da más pereza en todo el día. Me aburre soberanamente ya que es mínimo de media hora a tres cuartos en la calle esperando a que la “señora” decida ir al baño. El resto del día, me ayudan con los paseos.
  • A la vuelta sigo trabajando, siempre tengo mil cosas que hacer, entre otras ayudar a mi mujer con los temas de su empresa.
  • No creo que me jubile nunca, pero si lo hiciera, ¡me seguirían faltando horas del día para hacer cosas!
  • Suelo salir a la compra cada día, me gusta cocinar, me relaja y no me sale mal, de manera que en casa me han delegado esa “FUNCIÓN”. Disfruto comprando y cocinando. Si voy bien de tiempo, el arroz o el estofado no me quedan mal, o unos “penne rigate” milanesa. Si voy mal de tiempo, cosas sencillas.
  • Sobre las dos y media de la tarde empiezo a preparar mercado y a las tres – cuando abre el petróleo – ya estoy totalmente concentrado.
  • No hago una preparación mental a priori, yo ya se cómo estoy. Si estoy disgustado o cansado, procuro no tradear.
  • Al empezar el trading diario siempre tengo la misma sensación y me hago la misma pregunta: ¿Sabré hoy hablar el idioma del mercado? No me creo nada ni pretendo ser nadie, y eso me ayuda a no creerme que ya se, me asomo al mercado con inocencia, en el sentido que salvo que vea lo que está en mi “chuleta” ( mi Market Prep), no haré nada, y mañana será otro día.
  • Suelo estar ante la pantalla hasta las siete o las nueve de la noche, depende de los días. Si termino antes, procuro ir con mi mujer a dar un paseo.
  • Después de levantarme de las pantallas me gusta estar un rato charlando con mi mujer y mi niña, también aprovecho para contestar llamadas o whatsapps, etc..
  • Como algo, y me pongo una peli o leo. He descubierto que tras estar en las pantallas toda la tarde, si me pongo otra vez, aunque sea a ver una peli en el Ipad, duermo mal.
  • Sin embargo, si leo, me relaja y me entra el sueño muy rápido.
  • Todo esto parece muy bonito y muy disciplinado ¿verdad? Incluso aburrido…sí, puedes decirlo, no hay problema.

 

 

Pero…¿sabes qué  pasa? Que soy un tío normal, como tú, con las obligaciones propias de mi trabajo de Lunes a Viernes ( mi trading) y por tanto sujeto a una rutina obligatoria.

A lo mejor estás esperando que te hable del fin de semana, en el que por fin, como trader de éxito, te hablo de mi Ferrari y de mis escapadas a la Toscana.

Me temo que no….

Es que, ¿sabes? No me interesa nada un Ferrari. Ni un Rolex de oro, ni hacerme los trajes a medida en Saville Row.

Me interesa mi familia y me interesas tú.

Me interesan mis amigos y charlarme con ellos una botella de vino y hartarme de reír.

Me interesan los problemas de mis niñas y darles lo que necesitan, que no es regalos, ni dinero ni caprichos…Lo que ellas quieren es mi tiempo. Y tiempo de calidad.

Y mi fin de semana se dedica a eso, a dar a mi entorno tiempo de calidad, a pesar de que hay momentos en el año en el que hasta en el fin de semana trabajo como un animal.

Entonces…¿Merece esto la pena?

Te lo cuento: Mira, te he dicho que llevo a mi niña al cole y luego me pongo a hacer cosas…algunos días me vuelvo a meter en la cama y sin despertador, y que se pare el mundo.

Hay días que no me encuentro de humor y no trabajo. Porque no me apetece. Y no tengo que dar explicaciones a nadie.

Si necesito respirar aire puro, incluso entre semana, cojo el coche y me voy. Y ya está.

He desactivado las notificaciones de whatsapp y mi Ipad o usa mi niña para el colegio. He decidido usar la tecnología cuando me parezca, no porque la sociedad nos lo impone.

Estoy en mi casa, por lo tanto si estoy en pijama hasta las once que me duche, eso es lo que hay.

Puedo atender a mi familia en el momento que me necesiten, a cualquier hora del día, siempre estoy disponible.

Mi trabajo me permite llevar la vida que quiero sin agobios, y dedicarme a lo importante.

Y lo importante es mi familia, mis amigos, mi aprendizaje continuo de mi mismo y de la profunda riqueza del ser humano…

Y no te lo he dicho. Rezo. Sí, rezo. Me gusta tener una relación personal con Dios y soy de esos a los que no le da vergüenza decirlo, faltaría más. Y me ayuda un montón. Uno de mis objetivos diarios es hacer reír a Dios…a veces incluso le cuento chistes, que bastante tiene el pobre..

Y miles de cosas más, supongo, pero no me extiendo para no aburrirte…¿Qué te parece? A mi…si que me merece la pena.

 

 

 

 

2 comentarios en «¿QUIERES SABER CÓMO ES MI DIA A DIA?»

  1. No he leido nunca una descripcion del trabajo trading como esta. Es la verdad como un templo. Me siento muy identificado con lo que dices………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *